Noticias

Noticias

Senderistas… pregoneros de las Fiestas de Milmarcos

La Junta de la Asociación Amigos de Milmarcos nos encomendó el honor y la responsabilidad de protagonizar el pregón de las Fiestas 2018. Este ha sido nuestro pregón:

 

Milmarqueños, milmarqueñas y visitantes de la comarca

En primer lugar agradecer a la Junta de la Asociación de Amigos de Milmarcos la oportunidad de expresarnos ante toda la Villa en este acto tan importante.

Ha llegado el día que esperábamos desde hace un año y que nos hace volver aquí desde todos los rincones del planeta; el momento en el que el encierro de estas vaquillas nos une con nuestro pasado, en esta preciosa y rústica plaza de toros que no nos permite olvidar nuestro glorioso pasado ganadero .

Dicen nuestros mayores que los toros se traían caminando desde Checa, en el confín serrano de la tierra de Molina, y que la emoción subía cuando, aproximándose al Ventorro, se escuchaban los cencerros de los cabestros que acompañaban a las reses bravas. Hoy la emoción es la misma, pero los cencerros han sido sustituidos por los cohetes que escucharemos en un rato, y los cabestros y los antiguos caminos han sido sustituidos por camiones y asfalto como símbolo de nuestros tiempos modernos.

Pero aunque la modernidad nos haya traído prosperidad, también nos ha traído el abandono de viejos usos y costumbres y no todos ellos deberían olvidarse. Al igual que muchas personas de nuestros pueblos han creado verdaderas joyas museísticas con los antiguos aperos agrícolas, otros nos propusimos recuperar los antiguos caminos y sendas que vertebraban la comarca, para que no sucumbieran al arado o a la maleza, y que sirvieran para proteger del olvido antiguos tejares, dehesas, cuevas, fuentes, viejos poblados y castros, abrevaderos y otros lugares recónditos, pero llenos de historias humanas, que de otra manera pasarían al catálogo de parajes extintos.

Caminos por los que transitaron los juanmondas y los trigos, esquiladores y músicos, para ganarse la vida en los pueblos de alrededor y que ayudaron a crear esa migaña tan nuestra.

Somos, porqué no decirlo, un pueblo de “echaos palante”, de gentes que imaginan empresas inverosímiles, lo que en otros pagos se consideraría “fuera de lugar”. Así en los principios del siglo XX y quizás ayudados por las míticas ferias de ganado de las que todos hemos oído hablar, nos inventamos un emporio comercial que rivalizaba con Molina, una fábrica de harinas, dos tendidos eléctricos, uno desde Mesa y otro desde el Piedra, dos autobuses de línea, uno de ellos exclusivo desde Calatayud, el añorado “coche correo”, y una joya cultural, el teatro Zorrilla, fruto del amor al arte de algunos de los principales tenderos de la villa.

Al llegar el siglo XXI, uno de los descendientes de aquellos pioneros comerciales nos guió a un grupo de jóvenes en el proyecto de crear un club deportivo senderista, Mariano Escolano, que llegó más tarde que otros al mundo del senderismo, cuando se jubiló, pero llegó a lo grande. Junto a un reducido grupo de colegas de su quinta, se empeñaron en recordar al mundo que el Viaje a la Alcarria no solo es una obra literaria, sino un precioso recorrido senderista al que el propio Cela avaló con su apoyo. Después continuaron realizando homenajes literarios, repitiendo itinerarios previamente descritos en diferentes libros, destacando entre todos ellos” El río que nos lleva” del gran José Luis Sampedro del que también obtuvieron su agradecimiento y apoyo, y del que este año celebraremos su 100 aniversario el próximo 25 de agosto en la fiesta ganchera, que él y sus amigos ayudaron a revitalizar.

Y entre recorrido literario, y las múltiples variantes del camino de Santiago del que llegó a ser un auténtico conocedor, tuvo tiempo para crear el Club deportivo Senderistas de Milmarcos, que hoy tenemos el honor de dirigirnos a todos vosotros y vosotras en este inmenso honor que nos hace la asociación.

¿Y por qué un club deportivo, cuando hubiera sido más sencillo juntarnos a su vera como un grupo de amigos? Porque pensó que así, cuando él se retirara, los que le siguiéramos tendríamos la obligación de perseverar. Porque nos ayuda en nuestra ambición de enseñar y mostrar a nuestros pueblos vecinos como pueden recuperar sus caminos ancestrales. Porque siendo un club seguiríamos estando en el mapa autonómico a través de la Federación de Montaña de Castilla la Mancha, porque podríamos llegar a intervenir en dicha federación, como hemos conseguido este año al ser elegidos para formar parte de su junta directiva, y porque somos así de chulos; si tenemos un teatro ¿Por qué no un club?

Empezamos recuperando el camino tradicional a Jaraba, el de nuestra romería. Logramos que Labros recuperase el suyo y que Hinojosa presuma de senda a Santa Catalina a través de su hermoso sabinar. Junto a Rillo de Gallo, creamos el ramal del Sendero de gran recorrido castellano manchego, el GR 66, al que bautizamos como Sendero de la Hermandad entre Castilla y Aragón por unir los santuarios de La Hoz y Jaraba. Colaboramos con el Geoparque para establecer una red de caminos y senderos que vuelvan a vertebrar esta olvidada comarca. Ayudamos a Fuentelsaz a impulsar el conocimiento de su valioso estratotipo y creamos la marcha nocturna más veterana y con más solera de la comarca.

Pero sobre todo hemos conseguido despertar el aprecio a nuestros montes y campos, hemos conseguido transmitir el disfrute de los paseos por nuestra naturaleza apenas alterada y hemos logrado el cariño de vecinos y vecinas de toda la comarca, por nuestra ilusión y amor a nuestra tierra.

Disfrutad de estas vuestras fiestas con alegría y buen humor y, cuando pasen, recordad que siempre encontrareis nuestra puerta abierta para cualquier empresa senderista, por quijotesca que os parezca.

QUE VIVA MILMARCOS Y QUE VIVAN SUS GENTES….

Have your say

An entertainment WordPress Theme